Y MATARON AL SANTO…

Ojalá las organizaciones en que militaba, se pronunciaran rechazando esta oscura muerte, ojalá en la Universidad Externado pusieran una placa conmemorativa de quizás el principal líder del incipiente movimiento estudiantil de finales de los noventa.