¡Que abril sea el mes de las flores siempre!

Spread the love

Por: Fabián Bolaño

El 25 de abril se celebra la victoria de los partisanos sobre los fascistas en Italia, el 26 de abril se conmemora el primer experimento de ataques sobre la población civil en Guernica, España.

Pasaron 9 años entre Guernica y el triunfo partisano, el primero se refiere a una acción de un discípulo de Mussolini (Franco), la segunda a la derrota del propio Mussolini.

El triunfo de Franco le valió a España estar sumida en la dictadura más larga del siglo XX en el mundo, hasta 1975. La victoria partisana sentó las bases para uno de los sistemas más diversos, democráticos y amplios de occidente.

Hoy los vemos como dos países con similares índices de desarrollo, sin embargo, la España de la dictadura tenía unos niveles inferiores al de sus hermanos europeos. Italia, ha sido uno de los fundadores de la Unión Europea que la mantuvieron boyante.

Si bien la historia ha sido un poco diferente, y hasta equiparable entre los dos países, a finales del siglo XX y en lo que va del XXI tenemos dos claros ejemplos de lo que significa el estado democrático vs el estado dictatorial pleno.

Para los defensores de los modelos dictatoriales, no se puede tomar a Chile como referencia, pues sendos estudios e informes (incluso de organismos de inteligencia de diferentes estados) dan cuenta de inmensas inyecciones de capital de parte de empresas de Estados Unidos. Quien estaba dedicado a mostrar un Chile próspero vs el Chile socialista de Allende.

Colombia se enfrenta hoy al fascismo, en su forma más dañina, disfrazado de democracia.

Hoy estamos ante un Guernica a la colombiana, en cámara lenta. Que no es más sino un proceso en donde la evidente dictadora formada y en afianzamiento extiende sus tentáculos, amenazando definitivamente a nuestra vida.

Los bombardeos sobre niños, el apoyo a grupos paramilitares, el evidente y continuo flujo de dineros del narcotráfico, el asesinato de líderes sociales y firmantes de la paz, el monopolio de los medios que solo ha podido ser socavado a pequeña escala a través de redes sociales, la pauperización de los ingresos de los trabajadores en contraste con las cada vez más grandes ganancias de la élite aún en pandemia, la precarización escolar, la manipulación de los sistemas de salud, la coptación total de todos los espacios de poder nacional, incluyendo a los organismos de control. Son la muestra más grande que estamos ante, no un gobierno, sino ante un estado fascista, asesino, criminalizante.

Sin embargo, tenemos, como pocos, la oportunidad de revertir este gobierno y estado de muerte a través de las urnas, así las cosas no queda sino la tarea de exigir nuestros derechos, luchar por el no retroceso de los que ya tenemos y obligar a las autoridades de desarrollar verdaderas actividades que frenen las pandemias de muerte, pobreza y COVID.

La democracia occidental no es perfecta, pero es democracia al fin y al cabo, y un país democrático debe luchar con todas sus fuerzas contra el fascismo, en unidad (que no significa necesariamente unipartidismo o siquiera pertenecer a un partido), haciendo pedagogía, sentando las bases de un cambio cierto, duradero y con equidad que construya un buen vivir para todos.

De nosotros, de cada uno y de todos en conjunto, depende el hacer que abril sea el mes de las flores, siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *